La estrategia comunicativa de Vox en Facebook

57b56868c36188294f8b4574

Un artículo de Teknautas publicado en El Confidencial  analiza la estrategia comunicativa que está desarrollando Vox en las redes sociales, concretamente en Facebook. Según el digital, la estrategia del partido de Santiago Abascal copia las campañas de Trump: la mejor manera de llegar a sus potenciales votantes es indignando e incordiando a sus rivales. La novedad es que Vox no solo paga para que su contenido llegue a sus potenciales votantes, sino también a aquellos que el algoritmo de la red social identifica como de izquierda o extrema izquierda (por ejemplo, los 400.000 usuarios simpatizantes de Ada Colau, los 3,8 millones de Podemos o los 900.000 de Pablo Iglesias…). Este método inspirado en las campañas de Trump, y gastando 10 veces menos que el PP, consigue llegar a mucha más gente.

Vox bombardea a estos grupos de usuarios con mensajes diseñados para ‘calentarlos’ en busca de la viralidad que necesita. Un análisis de los datos del retorno de estas campañas a que ha tenido acceso Teknautas revela que una publicación sobre el Valle de los Caídos, Franco o Primo de Rivera apenas genera un 5% de interacciones. Sin embargo, un anuncio ‘zurrando’ a Ada Colau, a Pablo Iglesias, a ‘los comunistas’ o a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se dispara hasta el 23%. Es la estrategia perfecta para fabricar conflicto y viralizar así su propaganda en internet.

Pagar a Facebook por cabrear a la izquierda no es una decisión gratuita, sino una forma de viralizar el contenido y, más importante, cazar votos. “Si logras que la gente se cabree y comente, esos mensajes los ven sus amigos en Facebook. Y no todos van a ser de izquierdas, habrá gente de derechas. Esa es la clave: usar a la izquierda para movilizar a potenciales votantes que de otra forma no llegarían a tu mensaje”, explica a Teknautas una fuente conocedora de la estrategia del partido en internet. Gracias a estos clics y ‘likes’, se obtiene un detallado ‘retrato robot’ de las debilidades y preocupaciones de simpatizantes potenciales. Una mina de oro para ajustar y personalizar los mensajes y volver a impactar. “Las conclusiones que se sacan analizando las reacciones de la población a sus mensajes arrojan información mucho más precisa que ninguna encuesta”, asegura un experto en comunicación digital que participó en la campaña de Matteo Salvini.

Lugares

Más del 75% de la gente que interactúa con un anuncio de Vox pagado en Facebook (que comenta, da al ‘me gusta’ o comparte) son hombres que viven principalmente en Madrid, Barcelona, Sevilla y Málaga. Son los puntos calientes del partido, aunque han ido perdiendo cuota desde las elecciones andaluzas, cuando el proyecto de Abascal se ha empezado a popularizar con fuerza en ciudades de tamaño medio y pueblos de toda España. Hay algunas zonas, como áreas rurales de Murcia, donde el incremento de la interacción está siendo vertiginoso.

Hombres de Vox

Dentro de ese 75-80% de hombres simpatizantes de Vox en la red social, hay una preocupación fundamental: la unidad de España y Cataluña. Datos analizados por este diario señalan que el nivel de interacción de usuarios en Barcelona es hasta un 20% superior comparado con cualquier otro territorio en España. Una confirmación de que el ‘procés’ catalán ha sido (y sigue siendo) una máquina de generar interés en Vox. Uno de los mensajes que mejores resultados les han dado en los últimos tiempos es todo lo relacionado a la polémica sonada de mocos de Dani Mateo.

Una segunda temática que preocupa al ‘hombre Vox’ en Facebook es el ‘buenismo‘, relacionado con la izquierda. Los simpatizantes de Abascal se han cansado de lo políticamente correcto, de callar. Si hay que relacionar inmigración con terrorismo el día de un atentado, se hace. Si hay que colar bulos, se hace. En esta primera fase de despegue, se trata de ‘caldear’ el ambiente y pescar en río revuelto.

Mujeres de Vox

Los datos de Facebook analizados demuestran que solo un 15-20% de usuarios que interactúan con sus campañas son mujeres, cuya principal preocupación no son ni Cataluña, ni el buenismo ni la inmigración, sino, curiosamente, frenar el feminismo.

Vox promulga, entre otras cosas, la derogación de la Ley de Violencia de Género, la supresión de organismos feministas radicales subvencionados y la persecución de denuncias falsas. “Muchas mujeres se meten en Vox porque la ley ha perjudicado a hijos, hermanos, primos o amigos divorciados…“. Y, contra todo pronóstico, es un mensaje que está calando entre las mujeres en España. Mientras solo el 30% del voto de Vox es femenino, el 45% de los donantes del partido son mujeres, según datos analizados por este diario.

La inmigración es otro de sus mensajes estrella.

El votante de Vox no le interesa tanto la seguridad o el deterioro del mercado laboral relacionado con la llegada de extranjeros. “No tiene absolutamente nada que ver con lo de Trump. En España, al menos en Vox, es un rechazo más cultural, de costumbres, velos, hábitos, de rechazo a lo distinto, generalmente al musulmán”, anota una fuente.

Fuente: El Confidencial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s