El Reina Sofía muestra hasta el 8 de enero la primera retrospectiva en España del colectivo NSK, clave en la “eclosión cultural” de Yugoslavia en los 80

 

NSK podría definirse como un ‘colectivo de colectivos’ en el que sobresalieron tres grupos ya existentes que procedían de disciplinas artísticas distintas. Por un lado Laibach, un grupo de música industrial que tuvo cierto eco en la MTV a pesar de manifestar activamente su rechazo a tan comercial cadena de televisión; por otro, IRWIN, colectivo formado por cinco pintores (Dušan Mandic, Miran Mohar, Andrej Savski, Roman Uranjek y Borut Vogelnik); y por último, el colectivo teatral Teatro de las Hermanas de Escipión Nasica (THEN).

La andadura de NSK comienza en 1984 y, poco a poco, irán abriéndose a otros campos disciplinares como el diseño gráfico, la literatura, la filosofía, la producción audiovisual o la arquitectura. El aglutinador de los tres grupos fue el principio estético de la retrovanguardia, que se basaba en la apropiación, bebiendo de la vanguardia rusa, de la Bauhaus y de Fluxus y renunciaba al juicio personal en favor de la noción de grupo.

Bajo el título NSK del Kapital al Capital. Neue Slowenische Kunst. Un hito de la década final de Yugoslavia, la muestra recoge una amplia y variada selección de materiales (cerca de 350 pinturas, fotografías, videos, posters, catálogos, revistas, vinilos, etc.) de la experiencia NSK en todas sus manifestaciones. Actos públicos, conciertos, exposiciones, producciones teatrales, performances, manifiestos, entrevistas y numerosos documentos y testimonios desde 1980 hasta 1992, cuando en respuesta al proceso de desmembración de Yugoslavia y la fundación de Eslovenia como Estado nación independiente, NSK se transforma en Estado NSK en el Tiempo, una nación virtual sin territorio físico pero dotada de toda su simbología (escudo, bandera, pasaporte…).

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3075575/0/colectivo-nsk-yugoslavia-retrospectiva-museo-reina-sofia-madrid/#xtor=AD-15&xts=467263

Datos de interés:
NSK del Kapital al Capital. Neue Slowenische Kunst.
Un hito de la década final de Yugoslavia.
Museo Reina Sofía / Edificio Sabatini, Planta 1
Fechas: Del 28 junio, 2017 al 8 enero, 2018.

Anuncios

“Los actores deben ser buenos hasta dando los perfiles”

No lo había visto hasta ahora. Un amigo de Facebook anotó en su muro un enlace a un vídeo que no tiene desperdicio. Se trata del casting que hizo Marlon Brando para la película Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955). No fue seleccionado, pero se dejó ver su arte y talento. Con sólo 23 años Brando se mueve delante de la cámara como si hubiera llevado toda la vida. Es bueno hasta dando los perfiles, cosa que a muchos actores, e incluso profesionales, les cuestan.

Ralizando una búsqueda biográfica he sabido que fue su madre quien despertó el interés del niño por la interpretación. Brando tuvo desde pequeño el don de observar a la gente e imitar sus gestos, lo cual hacía llevándolos al extremo.

Fue rebelde desde la niñez. Con dieciséis años ingreso, en contra de su voluntad, en la Shattuck Military Academy de Fairbult, Minnesota, donde lejos de «enderezarse», fue expulsado dos años después por insubordinación. Obligado, entonces, a trabajar en lo que fuera, fue albañil y conductor de excavadoras mientras sus hermanas se independizaban y partían a Nueva York para probar suerte en el teatro. A comienzos de 1943 se fue a vivir con su hermana Joselyn con el mismo objetivo. Estudió interpretación, primero, en la New School y, después, en el famoso Actor’s Studio. Mientras esperaba su oportunidad tuvo que encadenar una sucesión de trabajos eventuales para ganarse la vida: vendedor de refrescos, lavaplatos, botones, ascensorista en unos grandes almacenes, etc.

Pero fue en el teatro donde, interpretando una decena de obras entre 1944 y 1947 (Molière, Shakespeare, Ben Hetch, Cocteau, Bernard Shaw…) fogueó su talento, y le bastaron dos frases para convencer a Tennessee Williams de que se hallaba ante el intérprete ideal para encarnar por primera vez al Stanley Kowalski de Un tranvía llamado Deseo. Con el beneplácito del dramaturgo y la dirección de Elia Kazan, Brando fue un Kowalski nunca superado, y de la noche a la mañana consiguió que todo Broadway hablara de él.

Fuente: Biografiasyvidas.com

 

Una botella de KH-7 en el escenario de una obra de teatro

¿Qué hace una botella de KH-7 en el escenario de una obra de teatro? El desengrasante KH-7 será uno de los elementos protagonistas de la próxima obra de La Fura dels Baus, “Degustación de Titus Andronicus” que se estrenará el próximo 7 de mayo en San Sebastián. KH Lloreda ha firmado un acuerdo de colaboración con la compañía teatral gracias al cual el producto estrella de la compañía catalana coproducirá la gira de esta obra de teatro, que hace experimentar al público nuevos sentidos al incorporar elementos gastronómicos en la escena.

Esto lo consigue gracias a una propuesta gastronómica en directo a cargo de Andoni Luis Aduriz y Javier Bergara, chefs de Mugaritz, restaurante con dos estrellas Michelin. Durante toda la obra, los dos chefs trabajan en la cocina con una propuesta en la que el espectador es estimulado en sus cinco sentidos.

Es de suponer que después de cocinar, el KH-7 se pondrá manos a la obra, aunque esto queda en la imaginación de los espectadores.

Fuente: Marketingnews.es

Ver video sobre el espectáculo.

La Identidad Corporativa en los eventos

Estamos cansados de ver cómo importantes marcas patrocinan eventos deportivos. Otras, muy pocas, se interesan por los eventos culturales, en todo caso, algunos conciertos musicales.

En general, es importante para las empresas participar periódicamente en eventos de carácter público, que les permitan, no solo fortalecerse a sí mismos, sino mostrar su apoyo y responsabilidad social con obras que fomenten la cultura, la educación y en ocasiones, hasta la salud; ésto genera un ambiente positivo alrededor de ellas, y genera una imagen de compromiso con la sociedad.

Las actividades de patrocinio, de las compañías en eventos sociales, culturales, deportivos, entre otros, son ejemplos claros de comunicación de la imagen corporativa, que buscan destacar la identidad de la empresa reflejando el compromiso social de la misma, a la vez que refuerzan su acción publicitaria en busca de una opinión favorable que se predisponga en los mercados y en los consumidores.

Las funciones de la imagen en un evento tienen como principal objetivo destacar la verdadera identidad de la empresa, transmitir notoriedad y prestigio; está debe reflejar la auténtica importancia y dimensión de la empresa, además del lanzamiento de nuevos servicios, productos o conmemoraciones.

Los eventos públicos pueden ofrecer oportunidades para que las empresas y distintas organizaciones expongan, ofrezcan y/o muestren su producto o servicio hacia el público. La imagen que proyecta va a ser una constante siempre presente en cualquier evento en el cual se encuentre la empresa, es por esto que debe esforzarse por integrar de forma llamativa y adecuada la entidad de la empresa con la imagen corporativa que se presenta al publico.

Patrocinar obras de teatro, óperas, conciertos, musicales, por ejemplo, es una gran oportunidad para mostrar nuestra marca, producto o servicio. Quizás un evento cultural sea la mejor forma de ver nuestra marca y, lo más importante, que el público la vea apoyando la cultura; ya que muy pocas empresas lo hacen.

Teatro Corporativo

En algunos países de Latinoamérica se está desarrollando lo que llaman: “Teatro Corporativo”. Según una de las empresas que se dedica a esta actividad, Estación Producciones (Perú): “Es una nueva manera creativa y de impacto para mostrar análisis a nivel ejecutivo, exposición de datos de estudios y por ende un apoyo para realizar una mejor toma de decisiones. Está dirigido a Organizaciones no Gubernamentales, Ministerios, Compañías de Análisis de Datos, Universidades, Sector Educación y empresas en general”.

Los servicios que ofrece esta empresa son los siguientes:

1) Realizan un estudio preliminar y de investigación sobre el tema a tratar.

2) Hacen dramaturgia a escenificar de acuerdo a los requerimientos y/o problemas detectados.

3) Se encargan de la producción del montaje a presentar.

4) Exponen las obras teatrales con personajes complejos tocando temas como: familias disfuncionales, escolares desmotivados, identidad personal, vocación profesional, depresión en jóvenes y adultos, alcohol, tabaco, drogas y problemas sociales en general. Es decir, crean personajes de todo tipo.

En España, que yo conozca, esta modalidad no se está desarrollando por parte de las empresas. Actualmente, las grandes multinacionales son las únicas que contratan a algunas compañías de teatro, de nuestro país, para que realicen, lo que se denomina: “Marketing en Vivo”, una modalidad de hacer publicidad en la calle realizando demostraciones del producto, interactuando con el público.

Foto: http://estacionproducciones.blogspot.com/

Foto: http://estacionproducciones.blogspot.com/

Los actores y las nuevas tecnologías

No sabemos si la llegada de Avatar (James Cameron, 2009) va a suponer el final de los actores, o no. Lo que si sabemos es que la tecnología ayudará a muchos actores a ahorrarse  horas de trabajo perfeccionando la interpretación de sus personajes.

El sistema utilizado en Avatar para dirigir a sus actores permite cambiar por ordenador una mirada, un gesto e, incluso, una lágrima. Con este avance, probablemente desaparezca el famoso método de Stanislavski empleado por muchos actores.

Hace años, algunos expertos ya comentaron el tema de que el futuro de los actores estaba cada vez más cuestionado, y no estaban muy equivocados.

Cameron ha demostrado que no necesita dirigir actores sino a diseñadores informáticos. Dentro de poco, la escuelas de interpretación tendrán que añadir una asignatura donde el actor o actriz aprenda a moverse en medio de un croma cargado de cables y sensores. O quizás, estas escuelas tengan que enseñar a interpretar a los diseñadores informáticos para que sepan dotar de sentimientos a sus “bichos digitales”.

En fin, los actores y actrices no desaparecerán mientras permanezca la esencia del teatro, aunque en algunas obras la tecnología se lleve parte del protagonismo.